Explorar





Bibliotecas Colegios Academia

Lectura en voz alta: ¿dramatizar para amar la lectura?

Escrito por: Andre Lectora

Nuestra voz, el mejor recurso para acercar a los niños y niñas a la lectura

Aunque parezca contradictorio, la literatura existió antes de que existieran los libros. Las historias viajaban y se transmitían a través del voz a voz y de aquel personaje conocido como bardo, que gracias a las descripciones en los libros, las películas o series, podemos imaginar de forma tan pintoresca y divertida; aquel poeta y cantante, que a través de su oralidad, iba de pueblo en pueblo, transmitiendo las historias y mitos que daban sentido a la existencia del hombre y su relación con la naturaleza. En otras palabras, podemos decir que la literatura nació de la tradición oral, y fue allí donde encontró una serie de recursos para modelar la palabra escrita.

En la actualidad, que estamos tan acostumbrados a la lectura silenciosa, la oralidad nos permite dar vida y significado al texto plano sobre el papel, proporcionándole forma y dimensión, y dotándolo de carácter, a través de la dramatización, el manejo de la entonación, la pronunciación, la dicción, la fluidez, el ritmo y el volumen de voz.  Dramatizar el texto —como me gusta llamarlo—, es un aperitivo para la imaginación de los niños y de las niñas, además de mantener la atención sostenida, fortalecer su comprensión, curiosidad y estimular su memoria.

Como lo menciona Meghan Coz en su libro La magia de leer en voz alta, la lectura en voz alta permite que los niños y niñas se llenen de torrentes de palabras, expresiones, imágenes y ritmos sintácticos, que enriquecen su compresión y habilidades del lenguaje. Estos atributos son los que hacen de la lectura en voz alta un recurso indispensable para enamorar a los niños de la lectura, además de ser una actividad social en la que nos dedicamos a compartir alrededor de las historias.

Y ahora, ¿qué hay que hacer para comenzar con esta práctica? Es muy fácil. Escojan una hora al día, elijan y preparen la lectura que van a leer, opten por un lugar confortable y alisten su voz.  Éste último paso es muy importante para evitar cualquier molestia, así que les recomiendo algunos ejercicios y consejos, que les permitirá estirar, calentar y cuidar sus cuerdas vocales:

  • Estiren el cuello con cuidado, llevándolo de izquierda a derecha y de atrás a adelante suavemente. Posteriormente, abran la boca y llénenla de aire inflando el rostro, y luego manténgala cerrada durante 15 segundos. Finalmente, relajen la cara.
  • Un calentamiento sencillo que pueden realizar para la voz, es inspirar profundamente por la nariz, y una vez estén los pulmones llenos, soltar el aire poco a poco, haciendo el sonido “zzzzz”. Con una duración tan larga como les sea posible.
  • Como ejercicio de vocalización, les recomiendo abrir la boca, y sin cerrarla, decir todas las vocales (a, e, i ,o ,u). Primero de una forma corta y luego alargando las vocales (aaaaaa, eeeeee, iiiiii, oooo, uuuuuu).
  • Y por último, les sugiero tomar algo calientito antes y durante la lectura, y siempre tener agua al alcance. Así mismo, no olviden respirar desde el diafragma y profundamente.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, ahora sí, a la acción; siéntense junto a sus niños, muéstrenles las imágenes (para inculcar a su vez la gramática de la visualidad), y comiencen a leerles en voz alta. Siéntanse como intérpretes de una película, y a través de su voz, traigan a la vida el texto escrito. Y si ellos quieren participar, no duden en permitírselo. Pueden acompañar ese momento con títeres o marionetas para que entren a hacer parte de la interpretación del texto. Será un momento tan divertido, que no querrán cambiarlo por nada.

Si es posible, realicen esta actividad diariamente por mínimo 20 minutos. De esta manera se convertirá en un hábito y se incorporará a la rutina de los niños y de las niñas de forma natural. Escojan una hora en que ya ninguno tenga actividades pendientes, de esa manera lo disfrutarán mucho más. Puede ser en las noches antes de dormir, o en momentos de calma y relajación durante el día. Esto puede variar dependiendo de las actividades y horarios tanto de los padres y de los niños, o de los cuidadores, profesores y promotores de lectura. No es una camisa de fuerza, así que cada quien puede ajustarlo como le sea más conveniente y dependiendo del contexto en el que se realice esta práctica.

Los fines de semana, pueden convertir este momento en algo extra especial. Inventen juegos relacionados con la historia que leyeron, para que de esa forma, los niños y las niñas relacionen la lectura como una actividad entretenida y placentera.

Y para finalizar, quiero dejarles algunos libros recomendados que cuentan con soporte de lectura voz alta, para usar tanto en clase como en casa, y que podrían convertirse en un recurso ideal para inculcar en sus niños y niñas el amor por la lectura, así como para estimular su proceso de lectoescritura:

  1. Cuando el mundo era así. Triunfo Arciniegas. +9 años.
  2. León y ratón. Jairo Buitrago y Rafael Yockteng. +5 años
  3. Jerrys Day Out! Ink Robin. +5 años.
  4. Viernes verde. Dipacho. +3 años.
  5. Palo palito Eh. Ivanke. +3 años.

Para redactar este artículo, consulté:

  • Yaritza Cova. La práctica de la lectura en voz alta en el hogar y en la escuela a favor de niños y niñas. Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/410/41050205.pdf
  • Ana Garralón. Historia portátil de la literatura infantil. Panamericana Editorial.
  • Meghan Coz Gurdon. La magia de leer en voz alta. Editorial Urano.
  • Calentamiento vocal. 11 ejercicios básicos. LaCarneMagazine. Revista de música internacional. Recuperado de: https://lacarnemagazine.com/calentamiento-vocal-ejercicios-basicos/

 

Este blog fue escrito por Andrea Fonseca de @andrelectora