Explorar





Bibliotecas Colegios Academia

Tags: Poesía, Taller, Escritura, Creatividad

Fecha: 2021-10-01

Taller de escritura a partir de consignas

Escrito por: Ruth Kaufman

Ejercicio y pasos para intentar escribir un poema

¿Quieren intentar escribir un poema, como lo hicimos nosotros, en la “Tarde de poesía con MakeMake” el 22 de septiembre, desde Bogotá para el universo?

Les contaré los pasos que seguimos. 

Si ustedes piensan que todos los poemas que han leído (incluyendo los escritos por "los mejores poetas del mundo") son ejercicios, entonces, este también lo es. Si ustedes consideran que hay algo que se llama "ejercicios" y otra cosa que se llama "poemas"; entonces estos pasos que van a leer describen un intento de escribir un poema. A priori, no podemos saber si saldrá o no. Se intenta con seriedad y jugando, del mismo modo que se escribe poesía.

Entonces, allá vamos

Me gusta el calor

Primero leímos algunos poemas de Rodolfo Edwards. Rodolfo Edwards nació en Buenos Aires en 1962 y escribe poesía todos los días de su vida, desde hace muchos años. Publicó varios libros entre los que se encuentran “That´s amore”, “Mingus o muerte”, “Panfletos de papel picado” y “The Real Poncho”.

Luego leímos el poema “Me gusta el frío”.

 

ME GUSTA EL FRÍO

¡Llegó el invierno!, ¡qué viva el guiso carrero!, ¡qué vivan locros y lentejas con todos los compañeros!, ¡qué viva el chocolate con churros de La Giralda!, ¡qué viva la calesita del Parque Lezama con niños emponchados!, ¡qué vivan las manzanas asadas y el maní calentito!, ¡qué viva el puchero del restaurant El Globo!, ¡qué vivan sobretodos y poleras!

En “Aguarde a ser amado” (inédito)
Rodolfo Edwards

 

"Tradujimos" de un castellano rioplatense a uno colombiano. Palabras como "locro", "polera", "calesita", “carrero”.  Comentamos el poema brevemente y nos lanzamos a escribir:

Propusimos el titulo:

"Me gusta el calor".  Y el comienzo: "Llegó el verano...." 

Dijimos

Díctenme versos que comiencen con la palabra ¡viva...! y hablen del verano. Digan las cosas, acciones, bebidas, frutas, circunstancias particulares que les gustan del verano. 

Caminar descalzo, la piel sobre la arena, las bebidas frías, la sandía.... va apareciendo el verano de ese grupo de personas que están escribiendo juntas. Habrá veranos con playa de mar, habrá veranos con azotea, con cerveza en las noches, con aire acondicionado. La coordinadora va escribiendo. Relee. Continúa.

Cuando han finalizado, cuando todos han dictado sus versos, se dedican a editar. Si hay dos versos muy parecidos se unifican. Si se dice muchas veces la palabra “frío”, se buscan sinónimos. Si la coordinadora puede, explicita lo que hace, enseña un procedimiento (evitar repeticiones) al tiempo que lo realiza. También se puede buscar un verso que sea leit-motiv y repetirlo algunas veces dentro del texto. En nuestro caso fue “¡vivan las corales del mar!”

Se da por concluido.

Se puede leer en voz alta de un modo coral. Cada participante un enunciado y todos a la vez el lei-motiv. Se puede practicar esta lectura hasta que quede preciosa y luego grabarla y mandarla por WhatsApp.

Es una consigna que se puede hacer con niños, niñas, jóvenes, adultos.

Esto escribimos esa tarde:

 

Me gusta el calor

¡Viva tirarse a un estanque de agua helada!, ¡vivan los rayos del sol!, viva recuperar el aliento con limonada fría!, ¡vivan los días largos!, ¡vivan las olas!, ¡viva poder un sombrero usar!, ¡vivan los atardeceres de llano!, ¡vivan los zapotes frescos!, ¡vivan los corales del mar!,

¡Viva andar descalzo!, ¡viva ir a la playa!, ¡viva el helado en días soleados!, ¡viva la piel tocando la arena!, ¡viva la alegría contagiosa!, ¡Viva la uva congelada!, ¡viva la sandía!, ¡vivan los amaneceres por donde muestras tu color!, ¡viva la brisa!, ¡vivan los corales del mar!

 

La ironía

Esta consigna tiene una segunda parte más compleja. Puede ser para niños y niñas no muy pequeños, jóvenes y adultos.

Primero listamos los temas que nos perturban, las cosas que realmente detestamos.

El 22 de septiembre la lista decía:

  1. La ansiedad
  2. Madrugar
  3. La suciedad
  4. La falsedad
  5. Las mentiras
  6. Las cucarachas
  7. Las tareas
  8. La hipocresía humana
  9. Las verduras
  10. Lavar los platos
  11. Los mosquitos tropicales.

Luego votamos para elegir el tema (o situación) más ampliamente detestada.

(Quedan todos los otros temas de la lista para futuras escrituras individuales o grupales). En nuestro caso, se eligió “Madrugar”.

Dijimos:

Ahora vamos a escribir un texto irónico. Vamos a decir “¡viva madrugar!” Y vamos a nombrar todas las cosas, acciones, consecuencias, olores, ideas, etc. que detestamos relacionadas con madrugar. Cada enunciado va a empezar con “¡viva!”; por ejemplo ¡vivan los ojos pegados! Ustedes me dictan y yo lo voy anotando.

Y este fue el texto que escribimos entre todos:

 

Me gusta el calor

¡Viva dormir solo dos horas!, ¡vivan las ojeras!, ¡viva el cansancio!, ¡viva despertarse en el oscuro de la noche con el corazón apagado!, ¡viva salir a trabajar!

¡Viva el malhumor!, ¡viva bañarse con agua fría en la mañana de invierno!, ¡viva escuchar el rrrrin, rrrinnn de la alarma!, ¡vivan los ojos pegados!, ¡vivan las clases!

¡Viva acostarse temprano!, ¡viva interrumpir la mejor parte del sueño!, ¡viva pararse de la cama cuando está cálida!, ¡viva el viento helado de la mañana!, ¡viva andar dormidos todo el día!

¡Viva madrugar cuando encontraste el lugar perfecto de la cama!, ¡viva no poder desayunar!, ¡viva coger el transporte en la mañana gélida!, ¡viva despertarse antes de que salga el sol!, ¡viva oír al gallo cantar!

Para llegar a la versión final, seguimos los mismos pasos de edición de la primera parte. (El 22 de septiembre tuvimos poco tiempo para editar y además el grupo de personas era inmenso. En grupos reducidos esta tarea es apasionante.)

 

Muchas gracias, Alejandro Zapata Espinosa por enviarnos este magnífico texto:

Asociación de palos

¡Viva ser el recuerdo de otra generación! ¡Vivan los museos que nos alojan! ¡Viva la nostalgia de unos pocos! ¡Vivan las terquedades compartidas! ¡Vivan los intentos de engordarme y de ponerme a dieta! ¡Vivan los gigantes y los diminutos! ¡Vivan las cartucheras que ocupamos! (Sólo ocupamos, ¡ay…!) ¡Vivan mis colegas verdes, rojos, negros y con síndrome de Gilbert! ¡Viva lo que cobijo! ¡Vivan las bocas que nos aceptan!¡Vivan los dientes ansiosos! ¡Vivan las papelerías y sus mostradores! ¡Vivan las orejas que nos cargan! ¡Vivan los árboles, mártires de este ocaso proyecto! ¡Viva el grafito y el carbón! ¡Vivan los sacapuntas (plásticos y metálicos, con dos bocas y con una, eléctricos y manuales)! ¡Vivan porque nos dan vida (y nos la quitan)! ¡Y vivamos nosotros! ¡Vivan los lápices partidos a la mitad y sin punta! ¡Viva quien le enternezca nuestra música sobre el papel!

Este blog fue escrito por Ruth Kaufman


Les invitamos a ver nuestro evento “Tarde de poesía con MakeMake” y a conocer el programa “Susurro y altavoz” dirigido y co-creado por Ruth Kaufman.