Explorar



Nivel de lectura


Géneros


Edad

Muerte en el anticuario

Editorial

En 1988 en Bogotá, el abogado ipialeño Luis Eduardo Lucero se convirtió en uno de los primeros falsos positivos que tan comunes se volvieron en Colombia. Su familia, la Universidad del Rosario y quienes lo conocieron y respetaron iniciaron una campaña para, al menos, limpiar su nombre. Ahí nace esta novela donde con rigor periodístico se reconstruye lo sucedido, en una mezcla con la ficción de decenas de historias encriptadas en las letras de libros viejos o reflejadas en espejos con olor a rancio que se guardan en los almacenes de antigüedades.