Explorar



Nivel de lectura


Géneros


Edad

La guarida de las Lechuzas

Otros colaboradores

¿Por qué tengo que aparentar cosas con mis amigos y en el salón de clases para ser algo o alguien? Nada de lo que hacía antes me gusta: ni mis amigos, ni ver al Vampiro, ni platicar con Sofía. Desde que llegó la pandilla, no hay nada fuera de ella. Todos somos alguien dentro. Y ahora que estoy sentado a horcajadas sobre el pecho de Luis y sostengo en la mano una piedra, sí... una piedra que me quema como un carbón encendido, me chamusca la piel, mas no puedo detenerme: soy esta piedra y soy una Lechuza.